blog 2Si hacemos caso a los datos estadísticos, podríamos concluir que a más controles antifraude implantados, más números de empleados fraudulentos hay. Y por el contrario, aquellas empresas que no tienen ningún control antifraude, no tienen ningún empleado fraudulento.

Pero esta conclusión no es cierta, ya que hay que tener en cuenta que los fraudes existen con independencia de si estos se detectan o no. Por lo tanto, la afirmación correcta seria que a mayor número de controles antifraude implantados, mayor número de detecciones realizaremos.

También hay que tener en cuenta la eficiencia de los controles antifraude. Hay varias estadísticas que dicen que sólo se detectan un 10% de los fraudes internos existentes.

Si tenemos en cuenta este dato, tendríamos que 30 de cada 1.000 empleados cometen anualmente algún tipo de fraude, y sólo 3 serían detectados, caso que la empresa disponga de medidas antifraude implantadas.

Otro tipo de enfoque seria partir de estos dos supuestos:

  1. El 100% de los empleados son susceptibles de realizar un fraude interno.
  2. Existe un residual del 0,3% de empleados que sabemos efectivamente que realizan fraudes internos.

Por lo tanto existe un 99,7% de nuestros empleados que no sabemos si cometen algún tipo de fraude o no. De los datos estadísticos extraídos de diferentes estudios publicados en internet, tendríamos que:blog 3

  • 3% de empleados, cometen fraudes y estos no son detectados a pesar de existir medidas antifraude.
  • 20% de empleados, no cometen fraudes por la existencia de medidas preventivas i/o miedo al despido
  • 76,7 % de empleados que cometen fraudes por valores personales o valores hacia la empresa ( buen salario, clima laboral…).

 

Anuncios