EL UNIVERSAL
Reino Unido creará fuerza especial para combatir fraude
La ministra británica de Interior, Theresa May, anunció hoy la creación de una nueva fuerza especial, que englobará a policía, bancos y funcionarios del Gobierno y cuyo objetivo será combatir los delitos de fraude en el Reino Unido.

La titular de Interior desglosó las funciones que asumirá ese nuevo cuerpo durante un acto en la City de Londres -centro financiero- al que asistió el gobernador del Banco de Inglaterra, el canadiense Mark Carney.

Al anunciar la nueva fuerza especial, May indicó que “el fraude avergüenza” al sistema financiero británico.

“Socava la credibilidad de nuestra economía, arruina los negocios y ocasiona una angustia indecible a todo tipo de personas”, subrayó la ministra.

May consideró, además, que “desde hace mucho tiempo ha habido poco entendimiento del problema y una gran reticencia a adoptar medidas para erradicarlo”.

Al detallar cuáles serán las funciones del organismo, reveló que parte de esas tareas consistirán en publicar una lista con los 10 estafadores más buscados y mejorar el intercambio de información confidencial entre los bancos y la policía.

La nueva fuerza especial se encargará de formar a empleados de bancos a fin de que puedan ayudar a identificar a posibles víctimas y autores de fraude.

Otro cometido será abordar las dificultades que afrontan los afectados al tratar de recuperar el dinero estafado, así como concienciar a los ciudadanos sobre las medidas que pueden adoptar para prevenir verse en esa situación.

Tendrá la misión también de detectar los puntos débiles en los sistemas informáticos que pueden ser aprovechados por los estafadores.

En concreto, la nueva fuerza especial contra el fraude englobará a la organización Acción contra el fraude financiero del Reino Unido, la Policía de Londres, la Agencia contra el Crimen Nacional, el Banco de Inglaterra, la Agencia de prevención del fraude y a los consejeros delegados de los principales bancos.

En los últimos seis meses ha habido un aumento del llamado “fraude del consejero delegado” en este país, por el que el defraudador se hace pasar por un directivo de una empresa y contacta mediante un correo electrónico con un empleado del departamento financiero, al que pide que traspase con rapidez una elevada suma de dinero a otra cuenta por un motivo específico.

Los datos oficiales más recientes señalan que cada año se producen cinco millones de fraudes en Inglaterra y Gales.

En 2015, la policía de Inglaterra y Gales registró 230.630 delitos de fraude, un aumento del 9 % frente al año previo.

 

Anuncios