Qué dice la normativa:

  • La Ley de Defensa de la Competencia de 1989 ya incluía la posibilidad de sancionar a directivos que participaran en cárteles.
  • Tras la reforma de 2007, se amplió el límite máximo de la sanción aplicable desde 30.000 a 60.000 euros.
  • En una sentencia del 29 de enero de 2015, el Tribunal Supremo animó explícitamente a la CNMC a utilizar este mecanismo.
  • La multa puede imponerse a los directivos que hayan participado activamente en la práctica anticompetitiva.
  • La ley no establece un límite en la responsabilidad del directivo al hacer frente a las indemnizaciones por los daños ocasionados.
  • Las empresas y directivos pueden incluir en los seguros de responsabilidad civil algún tipo de cobertura para temas de competencia.
Anuncios