Si navegamos por la “red” observaremos que un gran número de empresas tienen instrumentado su canal de denuncias mediante una dirección de correo electrónico, incluso empresas que tienen externalizado este servicio.

El debate que se plante es el siguiente:

dada la falta de privacidad de los correos electrónicos, ¿como se puede garantizar la confidencialidad  del denunciante?

 

 

INFORMACIÓN a cerca de la Privacidad de los correos electrónicos:

El simple hecho de que usemos un servicio de correo electrónico que es gratuito, donde no se paga por un espacio seguro, cifrado y único del servidor, permitiría que ellos puedan acceder a tu cuenta cuando quieran. La única razón por la que no lo harían sería por cuestiones éticas, pero no porque la ley se los prohíba.

Los términos y condiciones

Además de que no existen leyes que nos protejan y que hagan que nuestros datos compartidos por correo electrónico sean realmente privados, también aceptamos condiciones, términos y un contrato completo cuando creamos una cuenta de Outlook, Gmail o cualquier otra. Cada empresa puede decidir qué irá en este contrato que la mayoría de las personas no leen, pero si se le hace una revisión rápida se puede ver que ellos te advierten que entrarán en tu cuenta si les parece necesario.

 

 

Anuncios